GH 15: recta final del programa.

Te quedan 7 días

Tras esta amenazante frase solo queda buscar una salida desesperada para evitar que una niña japo con pelo lacio y largo salga de un pozo, y acabe engulléndote cual salamandra a un mosquito cegado por la luz. La salida es ir al origen, a la raíz, a la fuente o en este caso al pozo.

A Gran Hermano le quedan 7 días, pero no a la soporífera, previsible, insulsa, manipulada y carente de emoción edición de este año, sino a Gran Hermano como programa, como formato, como sueño.

Tuvieron año y medio para darle otra vuelta de tuerca al formato. Cuando los imberbes paulistas y primistas no habían abandonado aún la lactancia materna, muchos de los que hemos perdido el hormigueo visceral cuando se acerca la gala del jueves, ya habíamos descubierto que GH es un programa que bien dirigido, te abduce hasta hacerte perder la vergüenza y cometer actos tan impresentables que nunca se reconocerán en público.

Año y medio de incertidumbre. Los fans incondicionales no parábamos de elucubrar sobre la nueva casa, las nuevas normas, los nuevos juegos... solo sabíamos que concursarían por parejas, algo nada novedoso pues ya lo habían hecho en El reencuentro pero había que esperar. Esperar para descubrir que estuvieron año y medio tocándose las pelotas porque sorprender nos han sorprendido poco.

Todas las ediciones se han caracterizado por algo. Hasta de las más olvidables ediciones tenemos algo para recordar: la nefasta GH 6 tuvo momentos memorables y concursantes destacables a pesar del patético trío finalista. De GH 9 siempre nos quedará la primera repesca y los juegos con las gemelas o la chica de oro. GH 12 intentó jugar a nenes y nenas en dos casas, pero corrieron demasiado y no supieron explotar el potencial de la división por géneros. Y al final tanta información del exterior el año pasado, acabó teniendo gracia, sobre todo cuando Igor se fue cargando uno a uno a todos sus rivales, aunque como en el caso de Sonia contara con la appyuda de la organización.

Pero, ¿de este año?¿qué podemos recordar?. Cotillear los perfiles de twitter de los paulistas te permite comprender por qué mueren contínuamente de amor, su edad es algo más corta que su CI. Y de lo único que pueden presumir es de tener padres desesperados que pagan con gusto los gastos de miles de SMS propaula. Al fin y al cabo consiguen tener al unineuronal del niñ@ pegado a la tele durante 24 horas algo más de tres meses. ¿Es o no es un alivio perfectamente sostenible económicamente hablando?. 

No recordaremos nada. Cero en originalidad, cero en sorpresas, cero guionización, cero en pruebas, más que GH 15 les ha quedado un GH 0. Un GH muerto. Anoche la 1000-A se enfadaba ante la pasividad de los primos durante la edición, sin ser muy consciente de que para que una historia funcione hacen falta buenos protagonistas (algunos los eran) pero también un buen guión, y de esto último ellos han sido los únicos responsables.

Que iba a haber manipulación y favoritismos lo esperábamos pues es la actitud del programa desde la primera edición, pero que en su afán recaudatorio se iban a olvidar de entretenernos no lo esperábamos ni en la peor de nuestras pesadillas.

¿Dónde tendrán guardado aquel árbol de navidad de GH 11 que les hizo nominar de la forma más sorprendente que hallamos visto? ¿Qué pasó con la casa espía que nos permitió ver un metagran hermano? ¿Y esas pruebas por ser líder y así calcular los 3, 2 y 1 punto para evitar la salida de un aliado aunque eso implicara exponerte a la audiencia? ¿Dónde guardan geniales ideas como el dale la vuelta con los finalistas de GH 13? ¿O los juegos complices como aquel con Pulpillo destroza construcciones? O la nominación inmediata, el zulo de GH 6, los +1,... en GH 15 cuando quieren ser originales, llaman a un enano payaso para que tire merengue a los concursantes.

Ahora solo queda esperar a ver si la niña japo les engulle o si corren al origen para recuperar la capacidad de sorprendernos con sutiles movimientos de hilo que nos tengan pegados al sofá jueves tras jueves. De momento pocas esperanzas tengo de que sean capaces de encontrar un papirrin que abandone misteriosamente justo cuando la entrada de Lucía era la única tabla de flotación que le quedaba a una moribunda edición. La audiencia respondió y el barco no naufragó, pero los que de verdad disfrutamos de este programa, nos vamos cada jueves a la cama antes de la medianoche añorando lo que fue tele en estado puro.


Alicia en el país de las Timbartadas


Anda que no he leído veces eso de que los tiempos de crisis aumentan la creatividad, será por eso que entre los temas más escuchados de las últimas semanas está la nueva versión del We are the world o que, después de emocionarnos a todos con Up!, los de Pixar han decidido desempolvar a los muñequitos de Toy Story para subir la recaudación hasta el infinito y más allá pudiendo reciclar el merchandinsing que les sobró hace 11 años.

Tim Burton no podía ser menos asi que en lugar de currarse un guión vuelve a customizar una historia conocida por todos para que fans y seguidores varios corramos a taquilla el día del estreno. Además el filón es importante, desde Blancanieves hasta Buscando a Nemo anda que no tiene mecha para llenar títulos de Disney de ramas retoricidas cual helecho en crecimiento, diálogos vacíos de argumentos pero llenos de retórica e imágenes repetidas que, bajo la gracieta de encontrar un guiño a alguna de sus pelis anteriores, le evitan buscar planos diferentes.


Aunque pueda parecer lo contrario, la peli me gustó. Me gustó porque soy uno de esos fans que lleva un pendrive con el careto de Jack Skellington, tiene storyboards de La novia cadaver en la cocina y corre a por el loctite cuando se resquebraja ese vaso tan chulo que le regalaron sus amigos, evidentemente de Pesadilla antes de navidad.

Me apasiona el universo Burton, me emociona ver cómo pasan por su filtro historias ya contadas y si superan las expectativas como Sweeney Todd ni me importa volver a ver a Depp y Bonham Carter hacer lo mismo de siempre. El problema es cuando el sombrerero loco se queda a medio camino entre un Willy Wonka con lentillas verdes o un Jack Sparrow teñido de naranja zanahoria, sin llegar a explotar la mágica incoherencia del personaje inicial, o cuando la reina de corazones se queda en una mala decolorada superada por un Galimatazo (Jabberwocky) que lamentablemente solo aparece para resarcir a Disney con Carroll por no incluirlo en la versión animada.


El resultado final es una película muy visual (no me extraña que quieran explotar su lado 3D con tanta taza voladora), pobremente interpretada por unos personajes principales que no se atreven a pasar del recibidor y tristemente poco aprovechada por los personajes secundarios que provocan algunas de las mejores secuencias aportando, como pequeñas píldoras, ese regustillo a película correcta con el que sales del cine.


Ya veremos con qué nos ataca Burton la próxima vez, porque no hay que negarle que llega como nube de cenizas volcánicas impregnando y colapsando todo lo que le rodea, pero este intento de darle una conexión emocional a la incoherencia del país de la maravillas ha caído en el tópico. Lejos de desvelar el final, creo que se ha dejado llevar por la influencia Lost con ese tablero donde las fichas manejadas al antojo del bien y el mal, son movidas aquí y allí para dar jaque mate a una historia que no tenía por qué terminar, simplemente había que dejarse llevar por la locura.

ebs o Ella Baila Sola, el retorno.

Despierta.


No sé si ha sido un dulce sueño, un letargo involuntariamente prolongado o una pesadilla desesperada, el caso es que despiertan, o casi. Parece que fue ayer cuando viendo Madrid Directo me dí cuenta que Marta y Marilia no iban a permitir que sus egos compartieran nuevo disco, "cómo repartimos los amigos" era la crónica de una separación anunciada, pero lo cierto es que han pasado 8 años, si es que yo aún era un adolescente!!. "Yo ya no sé si mi tiempo es del pasado o del presente, si a los cincuenta seguiré cumpliendo veinte".

Los más avispados ya se habrán dado cuenta de que Marilia se ha hecho una pedazo cirujía que no parece ella, vamos, que se ha cambiado el nombre por Rocío Pavón y ha rejuvenecido unos pocos años... A la vista está que fisicamente ya hemos perdido, porque o me estoy haciendo mayor y tengo en "on"el chip neutralizador de atención a féminas menores (por si son alumnas) o es que Marilia era mucha Marilia.


Marta ha decidido "cumplir lo prometido" tal como dijo hace años en su disco solitario y volver a la música. Para mí que el problema ha sido que su reciente maternidad no le ha dejado tiempo para componer todas las canciones de un disco, vamos que por no currarse no se quería ni esforzar en poner nombre nuevo a un dúo. Sólo ha tenido que rebuscar entre sus fans con guitarra (ya se sabía las canciones antiguas), que compusiese 5 canciones y resucitar ebs pensando que "seguro que aún queda eso que nos hace fuertes, tiene sentido creer".

Al final Rocío es lo peor y lo mejor de la vuelta del grupo. Lo peor porque por más cierto que sea que Marilia no ha querido volver a la música, aunque se lo pidieron primero a ella (qué detallazo!!), es inevitable echar de menos su voz. Rocío tiene una voz muy bonita pero muy personal, tanto que hay que hacer mucho esfuerzo para ponerte en situación de estar escuchando a uno de mis grupos favoritos de los 90. Es más incluso a veces creo que deben mejorar el empaste de sus voces (se dice así señor dentista?). Pero algo bueno tiene la chica, sin duda alguna ella es la compositora de las mejores canciones del disco: tequila, donde más lejos y baldosas son mis favoritas, y curiosamente las firma ella.

Ya veremos si realmente están lo suficientemente despiertas como para publicar un nuevo disco, el que confirmaría su vuelta con toda fuerza. De momento las dejaremos en duermevela para ver cómo avanzan las cosas, porque después de escucharlo lo cierto es que engancha, es bueno, aunque no sé por qué no tienen el apoyo suficiente de los medios ni ellas parecen esforzarse mucho por promocionarse, entre otras cosas porque han decidido sacar como single la peor canción del disco... una pena.

Nota para nostálgicos: si no sabéis qué hacer con esos 12 eurillos que tenéis en el bolsillo, compradlo, merece la pena.

Un dios salvaje


"Yo creo en un Dios salvaje. Él es quien nos gobierna, sin solución de continuidad, desde la noche de los tiempos". Con esta sentencia resumiendo el argumento y Maribel Verdú defendiéndolo en el escenario, el éxito estaba asegurado.

Los actores se despiden dejándote la extraña sensación de haber encajado con humor un drama que cada día se extiende más: la hipocresía. Cuánta gente te intenta dar lecciones de vida aparentando ser lo que no es, y lo que es peor, intentan imponerte una moral politicamente correcta mientras ellos, en la intimidad, juegan a incumplirla. Por eso Ángel no puede ganar GH 11.

En la obra, un desafortunado conflicto entre dos niños sirve para destapar la falta de coherencia y el verdadero germen de la agresividad de dos familias que, como veo a diario, acaba repercutiendo en las dos criaturitas. Pero es normal. Por mucho que avance la sociedad, nos seguimos encontrando con descarados ejemplos de manipulación, censura y condena bañados de moralidad, que intentan encauzar cada uno de nuestros actos para prevenirnos de aún no sé qué daños. El otro día en "El hormiguero" Pablo Motos y el cantante de Mika se reían recordando cuando nos decían que si te masturbabas, te quedabas ciego, el problema es que ahora son otros los que no me dejan ir al cine a ver Saw VI por vete tú a saber qué paja mental, lástima que esas pajas no hayan convalidado la ceguera de este memo antes de clasificar de pornográfica la sexta entrega de una mis sagas de terror favoritas. No voy a caer en la demagogia de que es mucho más violento comprobar cómo en nuestro mundo un militar puede cargarse sin mucho problema a 13 personas en Tejas, pero ¿a qué narices se mete un tio a decirme a mí si puedo o no puedo ver una película? ¿le digo yo a él que no le tape la cara a su mujer mientras se la tira? lo mismo semejante vista es más difícil de digerir y sí supone un daño irreparable al cerebro... o por lo menos es lo que me da por pensar analizando sus actos. Como desgraciadamente este tipo de personas siguen con poder en el mundo, Angel no puede ganar GH 11.

Querer defender a tus hijos debe ser un acto de sobreprotección bastante instintivo y por otro lado muy comprensible, por eso en la obra queda patente que resulta muy complicado controlar los instintos y guardar las apariencias. Maquillar a la bestia interior con falsas formas aprendidas en libros de estilo del siglo pasado o consignas progresistas que no terminas de entender. Y todo se desmorona cuando se pierde lo único que debería prevalecer por encima de todo: la dignidad. No termino de entender cómo alguien puede salir a la calle a exigir que una mujer no pueda abortar o que un hombre no pueda acostarse con otro, y volverse a su casa como si no hubiera pasado nada. Cuando por lo que deberíamos luchar es precisamente por todo lo contrario, porque cada día todos pudieramos caminar con libertad y dignidad, libres para actuar como nos pete, dignos de saber que nuestros actos nos liberan de problemas, nos satisfacen, nos hacen más humanos y, por supuesto, respetan a los que conviven con nosotros. Por eso los guardianes de la moral, los habitantes de la habitación azul con Angel como acólito tres ediciones después, nunca deberían ganar un concurso de convivencia como Gran Hermano.

Por eso me gustaría creer en un dios instintivo, sin prejuicios, libre, un dios salvaje que me gobernara desde la noche de los tiempos.

Echo de menos mi forro


No es que esta prórroga al verano me haga sentir nostalgia del frío, ni que haya dejado olvidada ninguna prenda en alguna salida campestre, es que no es lo mismo seguir siendo fan sin poder compartirlo con mis forreros.

A no ser que algún acontecimiento inesperado o giro no previsto provoque un cambio radical al rumbo iniciado, es evidente que GH 11 pasará a la historia del programa con categoría de cinco estrellas, como ya lo hicieron GH 1, GH3, GH5 y GH8. Sí, siento devoción por este programa, sí, lo sigo defendiendo a muerte porque los jueves son sagrados y me lo paso como un enano viendo cómo un simple programa de televisión sabe hacer espectáculo puro y duro once años después. Y qué?

Esto de tener que defenderse contínuamente por ver la tele me parece muy triste, casi tanto como que me tenga que meter en un cine porno a ver Saw VI, algo que ya comentaré en otro tópic otro día de estos. Por eso necesito recuperar el redil, necesito volver a ese reducto de frikismo donde sin tapujos nos hacíamos firmes defensores del ainhoismo, llegando a desear el peor de los males a todos esos insulsos fresistas capitaneados por Mila y Cala. Qué será de Big, de Zip, de Lady Jane, de Abin, del Zar y tantos (siego te tengo localizao)... lo mismo están buscando un sitio cutre, destartalado y gris donde el color lo ponían nuestros comentarios.

Necesito sacarle las túnicas de pellejo a Indhira y su machismo desenfrenado que no se merece otra cosa que una tarde encerrada con Lis en el confe mientras comentan las imágenes de Arturo con la coteca haciéndole ojitos a la cabeza-de-turco-carol. Necesito descubrir si se merece más ganar Hans, Carolina o Laura, si todo el mundo piensa que Saray es la hermana gemela gorda de Melani, o si no será cierto que Gerardo es Bruno después de pasar por Dermoestética, que a mí sí me resultan parecidos.

Forreros del mundo, agrupaos !!

Sueños que se hacen realidad

Hay situaciones que no dejas de imaginar sin saber si van a llegar a convertirse alguna vez en realidad. Dejando de lado la intencionalidad sexual que alguno quisiera darle a esta primera frase, seguro que hasta al más gallardo le saltarían los colores reconociendo a viva voz cuál ha sido ese momento con el que le ha gustado fantasear mientras paseaba por la calle, leía un libro o escuchaba una canción...

Aunque pudiera llegar a parecer lo contrario, no he decicido volver al blog (mientras me daba cuenta de la evidente falta de estética de este lugar) para confesar ninguna fantasía oculta, simplemente es que hace poco menos de una semana pude disfrutar de un momentazo musical que nunca pensé que pudiera llegar. Y es que las probabilidades de que un cantautor guatemalteco tocara un concierto en España era poco probable, fundamentalmente porque su discográfica había fallado varias veces en la maniobra.

Pero finalmente allí estaba yo, con la única persona con la que podía compartir una experiencia como esa y la carne de gallina cuando dijeron que faltaban pocos minutos para que comenzara el concierto de Ricardo Arjona. No me lo podía creer. Cuando apareció en el escenario mientras sonaban los primeros acordes de "En el espejo", me dí cuenta de que esa noche no iba a ser facilmente olvidable. Acompáñame a estar solo, hizo que se me saltaran las lágrimas (literal), el problema, taxi, quiero, como duele, te conozco, tarde o minutos me llevaron a la siempre gratificante mezcla de éxtasis y afonía, marcas de la noche en la que el sueño se hizo realidad.


Actualizar, actualizar



La agenda, el sistema operativo, un juego de la wii, el mail, el blog, el perfil de facebook... qué coñazo pasarse todo el día poniéndote al día y total para qué, ¿para decirle al mundo hola estoy aquí y estoy superactualizado?. Puede ser, por eso tenía los dedos afilados de tanto teclear y los ojos miopes de fijar la mirada en la pantalla. Claro que últimamente no he estado muy cumplidor, y es que me era imposible decirle nada al mundo, mientras sentía estar en otra galaxia (aunque he de reconocer que no sé si he aterrizado todavía) y es que estar viviendo en 10 te hace evadirte de las "obligaciones" en algunas ocasiones.

No sé quién sería el ingenioso creativo que auguraba a todos un año 10 en el 2008, basándose en la relevante evidencia de que la suma de sus dígitos hace la decena perfecta. Yo que soy muy dado a creerme las cosas cuando me convienen y que tenía información confidencial para pensar que podría ser cierto, me puse manos a la obra para aprovechar mi año 10. Pero fallé. No tuve en cuenta todos los parámetros y se me olvidó que este viaje no lo hago solo, por eso, para mi sorpresa este año ya va por el 15 o el 16. GRACIAS a muchas personas estoy viviendo un año de muchos cambios, y todos a positivo, que me están permitiendo cargar la mochila de tantas emociones que creo tener energía para llenar más años 10 de aquí en adelante.

Por eso me siento actualizado, completo, renovado. Más feliz de ser como soy, de tener lo que tengo, y de poder compartirlo sin pudor contigo que sé que lees esto desde el cariño que nos une. A pesar de que mi perfil de facebook sea una cutrez, que no responda ni a la mitad de los mails que me llegan o lleve meses sin entrar al blog, no dejo de darle al botón de actualizar.